Inseguridad y violencia costó 7,155 pesos a cada mexicano; 1.85% del PIB nacional: INEGI

La Encuesta reveló que el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito en hogares en México representó un monto de 277 mil 600 millones de pesos, equivalentes al 1.85 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de todo el país.


La inseguridad pública costó 7 mil 155 pesos a cada ciudadano afectado por la delincuencia durante el año 2020, según lo reveló la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2021, divulgada el miércoles 22 de septiembre por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La Encuesta reveló que el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito en hogares en México representó un monto de 277 mil 600 millones de pesos, equivalentes al 1.85 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de todo el país.

Entre los resultados de la ENVIPE destacaron que las medidas preventivas presentaron un gasto estimado para los hogares de 92 mil 400 millones de pesos, mientras que las pérdidas por el valor de objetos robados ascendieron a los 185 mil 200 millones de pesos.

Además, la encuesta reveló que por cada 100 pesos que una persona pierde al ser víctima del delito, el 64.3 por ciento representa el valor del artículo perdido, el 33.3 por ciento se va en medidas de seguridad preventivas y el 2.4 por ciento restante a los gastos a consecuencia de los daños de salud.

La ENVIPE detalló que la principal medida de prevención del delito fue cambiar o colocar cerraduras o candados (23.8 por ciento), seguido por cambiar puertas o ventanas (19.6 por ciento), instalar rejas o bardas (13.5 por ciento), realizar acciones conjuntas con sus vecinos (10.5 por ciento) y por último comprar un perro guardián (4.6 por ciento).

Aunado a lo anterior, las víctimas de robo total de vehículos tuvieron una pérdida promedio de 30 mil 573 pesos, mientras que las personas que sufrieron algún tipo de fraude perdieron alrededor de 8 mil 817 pesos por cada estafa.

Asimismo, según la ENVIPE realizada por el INEGI, las extorsiones provocaron que cada víctima perdiera 7 mil 289 pesos, lo que representa un incremento de 57.1 por ciento con respecto a los 4 mil 638 pesos que se reportaron en 2019.

Se estima en 2 millones el número de víctimas de 18 años y más en el país durante 2020, lo cual representa una tasa de prevalencia delictiva de 23 mol 520 víctimas por cada cien mil habitantes, cifra estadísticamente inferior a la estimada en 2019.

Además, el 28.4 por ciento de los hogares del país contó con al menos un integrante víctima del delito. Mientras que en el 93.3 por ciento de los delitos no hubo denuncia, o bien, la autoridad no inició una carpeta de investigación, lo que se denomina ?cifra negra?.

La ENVIPE 2021 estima que los principales motivos que llevan a la población víctima de un delito a no denunciar son por circunstancias atribuibles a la autoridad. Las principales causas por las que los mexicanos no denuncian es por considerarlo como pérdida de tiempo, con 33.9 por ciento, y la desconfianza en la autoridad, con 14.2 por ciento.

Por otra parte, la población adulta en México está más preocupada por temas como el desempleo, la salud, el aumento de precios y la pobreza. A nivel nacional, el 58.9 por ciento de la población de 18 años y más considera la inseguridad pública como el problema más importante que aqueja hoy en día, rubro que en 2020 se situó en 68.2 por ciento.

Mientras en 2020 el 36.4 por ciento de la población consideraba el desempleo como el principal problema, este año es el 41.5 por ciento, lo que para el INEGI es un cambio estadísticamente significativo. Lo mismo sucede con la salud, que pasó del 36.2 al 40.2 por ciento.

Otros temas que generan más preocupación en los hogares este año, en comparación con 2020, son el aumento de precios, de 25 a 29 por ciento; pobreza, de 25.4 a 27.6 por ciento; educación, de 16.9 a 21 por ciento; y escasez de agua, de 16.1 a 18.4 por ciento.

En marzo y abril de 2021, el 75.6 por ciento de la población adulta consideró que vivir en su entidad es inseguro a consecuencia de la delincuencia, cifra que se redujo en comparación con el año pasado cuando se situó en 78.6 por ciento.

Las entidades donde la gente percibe más miedo a causa de la inseguridad son el Estado de México, con 91.3 por ciento; Morelos, con 86.9 por ciento; Puebla, con 85.6 por ciento; Ciudad de México, con 85.3 por ciento; y Guanajuato, con 84.3 por ciento.

Durante el mismo periodo, la sensación de inseguridad en los ámbitos más próximos a las personas fue de 65.5 por ciento en su municipio o demarcación y 41.9 por ciento en su colonia o localidad. Dichas estimaciones fueron estadísticamente menores a las registradas en 2020.

Los lugares donde la población se siente más insegura son el cajero automático en vía pública, con el 80.5 por ciento, seguido del transporte público, con el 69.5 por ciento, el banco, con el 68.2 por ciento, y la calle, con el 65.2 por ciento.

En términos generales, las mujeres se sienten más inseguras que los hombres en diversos lugares públicos o privados. Por ejemplo, el 73.8 por ciento de ellas siente miedo en el transporte público, por 64.2 por ciento de ellos.

Asimismo, la población de 18 años de edad y más identifica a la Marina como la autoridad que mayor confianza le inspira, seguida por el Ejército y la Guardia Nacional. Mientras que el 73.9 por ciento de la población considera que la Policía de Tránsito es corrupta, seguida de la Policía Preventiva Municipal, con 65.5 por ciento.

?Es preciso recordar que, al igual que la edición de 2020, la ENVIPE 2021 incluye como periodo de referencia a la contingencia sanitaria derivada de la pandemia generada por el virus SARS-COV2 (COVID 19) y la implementación de medidas oficiales para evitar su propagación?, indicó el INEGI.

Este texto es publicado por el Border Hub con autorización del Semanario ZETA. Aquí la versión original.

Comentarios